Homenaje a los ganaderos taurinos recientemente fallecidos

El jueves 3 de marzo se celebró en la sala alternativa del Museo Etnográfico Extremeño el homenaje a los ganaderos Cipriano Píriz, José Luis Iniesta, Arcadio Albarrán y Borja Domecq que recientemente han fallecido.

En una emotiva gala presentada por Felipe Albarrán Vargas Zúñiga, que ha narrado toda la historia de la Feria de Olivenza al estilo cervantino, y que ha contado con la presencia del Alcalde de Olivenza, Manuel José González Andrade y personalidades del mundo de la tauromaquia, se han hecho entrega a los herederos los ganaderos citados de cuatro estatuillas, en reconocimiento y homenaje a su trayectoria como criadores de reses bravas.

González Andrade ha destacado, de los cuatro homenajeados, su vinculación y relación con la Feria del Toro de Olivenza, ‘que han contribuido al mantenimiento y crecimiento de la misma’.

El Alcalde de Olivenza, ha resaltado la vuelta de la feria taurina de Olivenza tras un año sin poder celebrarse y que dará comienzo a una ‘gran temporada taurina’.

El primer edil oliventino ha finalizado recalcando las felicitaciones y el agradecimiento a los familiares de los homenajeados y ha animado a todos y todas a disfrutar de los días de feria y de los festejos taurino.

ENTREGA DE PREMIOS

El premio concedido por el Ayuntamiento de Olivenza a Arcadio Albarrán Olea, fue recogido por el mayor de sus hijos, Arcadio Albarrán Sánchez-Moraleda.

Arcadio fallecido a los 92 años en diciembre de 2020, criaba sus toros del hierro en las fincas ‘Pedro Martín’ y ‘Las Capellanías’, en Alconchel.

En la memoria de Borja Domecq Solís, recogió el galardón su hijo Francisco de Borja Domecq. Fue el creador de la ganadería de reses bravas Vegahermosa y Jandilla.

José Luis Iniesta hijo, en honor a su padre recibió la estatuilla distintiva. Iniesta murío a finales de 2020 a consecuencia de la Covid-19 y fue criador de toros en la finca ‘Los Espartales’, en Valverde de Leganés.

El premio otorgado al oliventino Cipriano Píriz Borrallo, fue recogida por su hija Purificación Píriz Caballero. Cipriano murió a los 71, a mediados del año 20, y era el gerente de la ganadería de toros bravos ‘Herederos de Bernardino Píriz’ criados en la finca ‘Las Noras’, en Olivenza.